Ese de la foto soy yo, después de estar desnudo delante de un montón de personas.

No es mi mejor foto, pero salgo haciendo una de las cosas que más me gustan: comer pizza mientras me bebo una copa de vino con la compañía de mi señora en un sitio bonito.

Fue este verano. Estábamos de vacaciones en la costa brava, hacía frío y acababa de caer una tromba de agua del copón.

Ese mismo día, por la mañana, hizo un sol espléndido, y le propuse a Sonia ir a una cala que teníamos a 10 minutos andando.

Había visto fotos y era más bonita que la playa que teníamos más cerca.

Como mi mujer se fía de mi (siempre) buen criterio, para allá que fuimos.

Resultó que era una cala nudista.

Y, aunque también había gente con bañador, cuando llegamos, a primera hora, había más gente mostrando sus encantos que ocultándolos.

Sonia es muy pudorosa para estas cosas, así que esperaba que en cualquier momento me dijera que nos diéramos la vuelta nada más ver el percal. Pero misteriosamente, eso no ocurrió.

Buscamos un sitio recogidito sin gente alrededor, y ante la mirada incrédula de mi señora, me quité el bañador por primera vez en mi vida en una playa pública.

Ella, ni de coña.

Yo soy de los que se toma en serio el dicho “donde fueres, haz lo que vieres”.

Total, tampoco había mucha gente.

Pero a medida que avanzaba la mañana, cada vez más gente llegaba a la cala y se iban colocando donde había hueco, hasta que llegó un punto en el que estábamos rodeados de gente donde antes solo había desierto.

Y nadie, absolutamente nadie más a nuestro alrededor se quitó el bañador, por lo que llegó un momento en el que yo era el único gilipollas de la zona en pelota picada.

Para colmo, Sonia se había dejado su toalla en el camping, por lo que tenía que compartir la mía con ella. Lo cual hacía más vergonzosa la situación y me dejaba menos espacio para maniobrar.

Sonia se descojonaba.

Yo me estaba empezando a sentir incómodo, pero había que apechugar con la decisión y lucir con orgullo mis encantos.

Y eso es lo que hice hasta que recogimos la toalla y nos fuimos. Durante la cena de la foto, nos dio un ataque de risa recordando la escena de la mañana. Más concretamente, cuando le dije:

“Si decidiéramos tener un hijo ahora, saldría moreno”.

Es normal que no te haga gracia ahora. Es una de esas cosas que contadas pierde toda la magia, pero nos dolía la mandíbula de reír y la gente nos miraba raro.

Después de esa cena, pasó una cosa que quizá te cuente otro día, pero hoy no, que se hace tarde.

Bueno. ¿Por qué te cuento esto?

La mayoría de la gente utiliza esta página para tirarse flores y contarte por qué sería maravilloso (para ti) que les contrates.

Se podría decir que la página “Sobre mí” es el Instagram de las webs.

Todo es perfecto. No hay ni una foto mala. Todos son súper profesionales. La persona que la escribe es envidiable.

Yo no soy perfecto.

No tengo títulos universitarios colgados en mi pared, dejé bachillerato porque no me gustaba y me metí en FP, y además, soy un poco despistado, Sonia me tiene que repetir 50 veces que el martes no vendrá a comer, y aún así, es posible que le haga comida cuando llega el día y me pregunte por qué tardará tanto.

Tampoco tengo fotos de postureo que poner en esta página con un ordenador delante, con el móvil en la oreja haciendo ver que estoy hablando con alguien, o dando una conferencia ante montones de personas con un micro de diadema (no he dado una conferencia en mi vida y espero no tener que hacerlo).

Cuando no estoy de vacaciones en la costa brava enseñando la titola a todo el mundo ni comiéndome una pizza, probablemente me pilles haciendo webs. O cosas relacionadas con webs.

Porque eso es lo que hago.

Me gano la vida haciendo webs. Llevo así unos cuantos años, y seguiré haciéndolo mientras haya gente que siga confiando en mí y sigan contratándome.

Hay algún despistado que hasta me contrata dos veces o me recomienda a colegas suyos después de haber trabajado conmigo.

Tú puedes contratarme o puedes no hacerlo. Como tú veas.

Pero debes saber una cosa muy importante:

Hay una GRAN diferencia entre una web que vende y una web que no.

Las primeras, cumplen cuatro puntos indispensables que tiene que tener una buena web.

Están hechas con una estrategia detrás, pensando cada elemento que se añade.

Las segundas, se hacen de cualquier manera y sin tener en cuenta esos cuatro puntos. Y rapidito, que en seguida hay que ponerse con la siguiente.

Si le quieres sacar un punto positivo a este tipo de webs, es que te pedirán poco dinero por ellas.

Yo hago de las primeras.

Trabajo con gente que es consciente de la importancia de una web para un negocio o proyecto online.

Con gente que no se conforma con tener una web mediocre simplemente porque hay que tener una web y ya está.

Si tú eres de consciente de ello, deberías suscribirte.

Te contaré cómo puedo ayudarte con tu web, te enviaré un mini ebook (lo lees en menos de 5 minutos) en el que te explico cuáles son los 4 puntos que debe cumplir una web que consigue clientes, y podemos reunirnos virtualmente para charlar sobre tu proyecto si te apetece. Es gratis, y darse de baja, también.

Y no te recibiré desnudo.